Categories
BLOG

tipos de aceites de cannabis

Aceite de Cannabis: Te Explicamos Todas sus Variedades

Por Janelle Lassalle, vía The Cannigma.

El cannabis es una planta notablemente versátil. Puedes fumarla, comerla o incluso imbuirla en productos tópicos para el cuidado de la piel. Puedes vaporizarla, beberla como té, consumir un concentrado de cannabis extra potente o hasta inhalarla.

Este artículo se centrará en el aceite de marihuana y te ayudará a manejarte con los distintos tipos.

Cómo usar aceite de marihuana

Los aceites de cannabis suelen ser sublinguales, es decir que se aplican debajo de la lengua. Allí, se absorben a través del revestimiento de la membrana mucosa de la boca, y entran en la corriente sanguínea mucho más rápido que fumándola.

La absorción sublingual también pasa por alto el tracto gastrointestinal, donde los compuestos se descomponen antes de ser metabolizados. También aumenta la cantidad de cannabis que absorbe el sistema (biodisponibilidad), lo que amplifica sus efectos.

A continuación se presenta una guía de los aceites de cannabis más comunes.

Aceite de semillas de cáñamo

Los términos CBD, cáñamo y aceite de semillas de cáñamo no son intercambiables. Aunque los términos pueden ser usados así coloquialmente, cada uno denota una parte muy específica y única de la planta de cannabis.

La humanidad ha estado usando las semillas de cáñamo como productos nutricionales y de bienestar durante miles de años. Las semillas de cáñamo se han utilizado en la medicina china para aliviar el estreñimiento. También están llenas de compuestos beneficiosos (como α – ácido linolénico, un ácido graso omega-3 y omega-6) que pueden prevenir las enfermedades coronarias. También es una gran fuente de proteínas, vitamina E y minerales.

El aceite de semilla de cáñamo (también llamado aceite de semilla de sativa) se obtiene al prensar en frío las semillas de cáñamo juntas. Se puede utilizar el aceite de semillas de cáñamo en la cocina o incluso en productos de belleza. Aunque incorporar el aceite de semillas de cáñamo a tu régimen de bienestar podría ser beneficioso, no es aceite de cannabis medicinal.

Desconfía de las marcas que afirman vender productos de CBD con “aceite de semillas de cáñamo” como único ingrediente. Ésta es una práctica engañosa utilizada para hacer creer a quienes lo consumen que están comprando aceite de CBD, un producto mucho más caro.

Aceite de cáñamo

La pregunta más común en torno al aceite de cáñamo es si es lo mismo que el aceite de CBD.

El cáñamo es, en términos simples, una planta de cannabis rica en CBD. La única diferencia entre las dos es que la cantidad de THC en el cáñamo está regulada federalmente. En los EEUU, el cáñamo no debe contener más de 0,3% de THC.

El aceite de cáñamo, por lo tanto, se deriva de las plantas de cáñamo y, junto con CBD y otros elementos, contiene vestigios de THC. Se puede hacer de varias maneras diferentes. Aprenderemos un poco más sobre cómo se hace el aceite de cáñamo más adelante cuando discutamos el aceite de CBD.

Al igual que el aceite de CBD, el aceite de cáñamo puede ser de amplio espectro o de espectro completo. El término “espectro completo” significa que todos los compuestos de la planta de cáñamo (cannabinoides, terpenos y muchos más) se conservan en el producto final. Los productos de amplio espectro contienen todos los cannabinoides de la planta excepto el THC.

Los aceites de espectro completo se recomiendan a menudo a pacientes, ya que proporcionan los beneficios más potentes para la salud. Esto se debe al “efecto séquito“, una teoría que afirma que el espectro completo de compuestos que se encuentran en la planta de cannabis son más potentes cuando trabajan juntos, a diferencia de los extractos que contienen sólo un cannabinoide aislado.

La versión más refinada de aceite de cáñamo disponible se hace con un cannabinoide extraído aislado (en este caso, el CBD). Algunxs fabricantes pueden disolver el aislado de CBD en aceites portadores para facilitar su uso.

Las extracciones de flor de cáñamo no se consideran cannabis medicinal en la mayoría de los casos. A menudo esto tiene que ver con el proceso de producción y las normas de calidad que se aplican en la industria del cannabis medicinal, pero que no existen en la industria del CBD. No obstante, algunas marcas de CBD tienen productos de muy alta calidad.

Si no tienes acceso a un aceite de CBD extraído de la marihuana con fines medicinales, estos aceites son probablemente la mejor alternativa que existe. Pero asegúrate de usar sólo productos de alta calidad, ya que la industria del CBD se caracteriza por una regulación y normas extremadamente pobres.

Aceite de cannabis o marihuana

El término “aceite de marihuana” es increíblemente amplio. Sin ningún contexto adicional, puede ser usado para denotar cualquier tipo de aceite hecho de cualquier parte de la planta de marihuana. Esto puede incluir cualquier cosa, desde el aceite de semillas de cáñamo hasta el aceite de cáñamo, así como los aceites basados en CBD. También se puede utilizar para denotar vagamente los aceites con alto contenido de THC como el RSO (aceite de Rick Simpson).

Los aceites de cannabis pueden tener diferentes tasas de absorción dependiendo de cómo se consumen, por lo que muchxs pacientes favorecen la absorción sublingual. Por supuesto, también se puede consumir el aceite de marihuana incorporado en alimentos (un comestible). Mientras que la biodisponibilidad del THC comestible es de 4-12%, los comestibles tienden a durar un poco más (6-8 horas) que los aceites sublinguales (4-6 horas).

Algunos aceites de cannabis pueden incluso elaborarse con partes menos utilizadas de las plantas, como los tallos. También pueden contener una mezcla de aceites, como el aceite de semilla de cáñamo mezclado con otro aceite vehicular. Algunos aceites vehiculares comunes incluyen el aceite de coco/TMC, el aceite de girasol y el aceite de oliva.

Hay varias maneras diferentes de hacer aceites de cannabis. Entre ellas se incluyen:

Extracción por CO2

Lxs fabricantes pueden usar CO2 para extraer los cannabinoides de la planta. Este método se considera a menudo una de las formas más seguras de extraer el cannabis, ya que no requiere el uso de ningún solvente adicional.

La extracción por CO2 puede ser supercrítica o subcrítica. El CO2 supercrítico es dióxido de carbono que ha sido calentado y/o presurizado hasta que existe en un estado entre líquido y gas. Este tipo de extracción es muy útil ya que produce un gran rendimiento de CO2, pero las temperaturas extremas pueden destruir compuestos volátiles, como los terpenos. La extracción de CO2 subcrítico utiliza temperaturas más bajas para preservar los compuestos de la planta.

Extracciones basadas en lípidos

Las extracciones a base de lípidos infunden grasas, generalmente aceites portadores, con el cannabis hasta que se absorben los cannabinoides. Aunque menos precisas que las extracciones de CO2, tienden a preservar más de los cannabinoides de la planta, lo que hace que sea un método de extracción ideal para lxs pacientes.

Extracción a base de etanol

Otra forma de fabricar aceites de cannabis es extraer los cannabinoides de la planta con etanol. Esta técnica empapa las flores de cannabis en etanol, proceso que despoja a la planta de sus cannabinoides. La mezcla resultante se procesa posteriormente.

Las extracciones basadas en el etanol suelen ser más rentables que otros métodos de extracción. Sin embargo, la polaridad del etanol significa que tiene tendencia a unirse a partes de la planta solubles en agua, como la clorofila, que puede producir un sabor amargo si no se elimina.

Aceite de THC

El THC (tetrahidrocannabinol) es uno de los al menos 140 cannabinoides que se encuentran en la planta. Suele ser el principal constituyente que se encuentra en el cannabis, lo que significa que lxs cultivadores se han centrado típicamente en el cultivo de plantas con altos niveles de THC. Las flores de hoy en día pueden expresar concentraciones de THC de hasta un 35%.

A diferencia del CBD, el THC es psicotrópico. Tiene una amplia variedad de aplicaciones y puede ser utilizado como analgésico, antiepiléptico o antiemético, entre otras afecciones.

El aceite de THC está hecho de flores de cannabis ricas en THC. Se puede hacer de varias maneras diferentes y se puede infundir en varios tipos diferentes de aceites portadores. También puedes comprar (y hacer) aceites de espectro completo de THC.

Es posible que también hayas escuchado el término “aceite de hachís“. Éste es un término ligeramente incorrecto, ya que en realidad se refiere a un extracto de resina derivado de la cannabis. El aceite de hachís se hace despojando a los cannabinoides de la planta con alcohol. El alcohol se cocina, dejando un residuo pegajoso de aceite.

Aceite de CBD

Uno de los aceites de cannabis más populares es el aceite de CBD (cannabidiol). Este aceite se puede hacer de las flores de plantas de cáñamo o de cepas ricas en CBD. Al igual que los aceites de THC, también se puede hacer usando una variedad de técnicas, incluyendo la extracción de CO2 y métodos de extracción basados en el etanol. Puede ser comprado o hecho como un producto de amplio espectro.

La cantidad de THC permitida en el cáñamo desde una perspectiva regulatoria es generalmente entre 0,3 y 1% de THC en los EEUU. Como tal, el aceite de CBD hecho de cáñamo contiene niveles de THC inferiores al 1%. El aceite de CBD hecho de flor de cannabis rica en CBD que no está clasificado como cáñamo, por otro lado, puede contener niveles más altos de THC.

Aceite BHO

El BHO (Butane Hash Oil, también llamado a veces Butane Honey Oil) es un aceite resinoso extraído de plantas de marihuana. Se suele hacer usando butano como solvente primario.

El aceite BHO puede tener varias consistencias diferentes dependiendo del calor y la humedad utilizados. Éstas incluyen: budder, shatter, pull, and snap, wax, crumble y sap, entre otras. Los aceites BHO son un tipo de concentrado que puede ser consumido en una variedad de formas diferentes, principalmente a través de dabbing o vaporización.

Esta técnica se ha vuelto decididamente menos popular con el tiempo, ya que el BHO es inflamable y propenso a incendiarse cuando se expone a una chispa durante el proceso de fabricación.

RSO (Aceite Rick Simpson)

El aceite de Rick Simpson es otro aceite resinoso que queda cuando se extrae cannabis con alcohol. Es una de las formas más concentradas de cannabis que se pueden obtener hoy en día. El creador de este tipo de aceite, Rick Simpson, afirma haberlo usado para tratar con éxito su cáncer de piel.

El RSO se hace extrayendo de la planta de cannabis sus terpenos y cannabinoides, a través de alcohol isopropílico. La planta es despojada y la mezcla es cocinada hasta que no queda nada más que el aceite resinoso. Como tal, puedes encontrar RSO sólo con CBD, RSO sólo con THC y RSO que contiene una mezcla de ambos, THC y CBD.

La administración ideal de RSO es sublingual, ya que maximiza la biodisponibilidad. Sin embargo, muchxs encuentran que el sabor del RSO es extremadamente amargo y pueden optar por consumirlo oralmente en su lugar. Sus efectos son extremadamente fuertes.

Vía The Cannigma, traducido por El Planteo.

Una práctica guía sobre cada tipo de aceite de marihuana que existe, cómo se utilizan, cómo se obtienen y cuáles son sus beneficios.

CBD VAPEO: Efectos, Opiniones y qué comprar?

Vapear CBD se ha convertido en los últimos años en uno de los métodos más populares de consumo de cannabis medicinal, tanto es así que el mercado ve una afluencia constante de nuevos productos de vapeo CBD o Cannabidiol.

Esto hace que sea importante que los consumidores estén informados para que puedan encontrar qué productos son adecuados para sus necesidades. Vapear CBD es una de las formas más fáciles y efectivas de consumir CBD, con varias ventajas sobre el aceite de CBD.

Hemos hecho este post para cubrir los aspectos esenciales que debes saber sobre la compra de CBD e-liquid y cómo usarlos adecuadamente.

Por qué vapear CBD?

La vaporización es un método de consumo sin humo y de baja temperatura para inhalar el líquido, que en este caso contiene CBD, glicerina vegetal, propilenglicol y terpenos o aromas. El proceso de vaporización es bastante simple: el e-liquid impregna un algodón rodeado por una resistencia que al calentarse libera el vapor o aerosol que inhalamos.

Incluso si no has fumado o vapeado antes, vapear CBD puede ser una forma agradable de obtener su dosis regular de CBD. Siempre que se derive del cáñamo industrial, y no contenga más de 0,2% de THC es 100% legal en prácticamente todos los países de la Unión Europea.

Actuación rápida: Al inhalar el cannabinoide, notaremos sus efectos típicamente en 1-3 minutos con una duración de entre 1 y 3 horas. Esto es particularmente importante para aquellos que usan CBD con fines de acción rápida, como reducir el estrés, la ansiedad o el insomnio.

Vapeando CBD conseguimos una mayor biodisponibilidad ya que a través de la inhalación el porcentaje del cannabinoide que nuestro cuerpo retiene puede llegar al 50%, frente al 6-15% que se absorbe cuando se consume de manera oral como sería con aceite de CBD, debido a que al pasar por el sistema digestivo se destruyen una gran parte de las moléculas que hemos ingerido.

Esto significa que hay menor desperdicio del valioso cannabinoide al vapearlo en lugar de ingerirlo.

Menos tóxico: En comparación a fumar flores crudas o productos que contienen nicotina, vapear CBD no genera sustancias agresivas o tóxicas, dependiendo obviamente de la calidad del producto que se esté usando.

Se considera que vapear es una forma mucho más segura de consumir CBD que fumarlo, a la vez que es igualmente efectivo.

Qué efectos sientes al vapear CBD?

Los efectos que vas a notar y más comúnmente reportados del CBD son la relajación, el alivio del dolor, el alivio de la ansiedad o estrés y una mejora general del estado de ánimo. Distintos estudios están confirmando sus propiedades anticonvulsivas, reducción de efectos psicóticos y supresor de las nauseas, entre muchas otras aplicaciones.

Cuando vapeas cbd, a diferencia de otras formas de administración, como el aceite en gotas o los comestibles, el cuerpo aprovecha los beneficios de este compuesto de la forma más eficaz posible, al ingresar directo al torrente sanguíneo, sin pasar por el proceso de digestión.

Al actúar en sinérgia con nuestro sistema endocannabinoide, el CBD tiene la capacidad de influir en nuestros receptores de dopamina y serotonina, produciendo una regulación del estado de ánimo.

En dosis un poco más altas, dependiendo de la concentración de CBD, puede inducir somnolencia. Y en pequeñas dosis puede tener el efecto contrario, promueve un ligero estado de alerta, según este estudio (1) publicado en 2014.

Estos son los efectos más comúnmente experimentados:

  • Relajación (3)
  • Comodidad
  • Alivio del dolor
  • Alivio de la ansiedad (2)
  • Mejora el estado de ánimo
  • Mejora la calidad del sueño (4)
  • Somnolencia (en dosis altas)

Es importante recordar que el CBD o Cannabidiol no produce la misma cantidad de efecto en cada persona, por lo que es recomendable experimentar con diferente concentración de cbd y aprender a dosificar según las necesidades de cada uno.

Vapear CBD coloca?

Vapear CBD no te va a colocar, a menos que haya sido extraído de marihuana que contenga trazas altas de THC. La mayoría de los productos CBD para vapear derivan del cáñamo industrial, y sólo unos pocos fabricantes los formulan con pequeñas cantidades de THC (hasta 0.2%) que aún así no es suficiente para colocarte.

La gran mayoría de e-líquidos CBD no contienen suficiente THC para “colocarte”, pero produce una sensación reconfortante y relajante sin la ansiedad, la paranoia y otros efectos secundarios del THC.

Todos los e-liquids CBD que seleccionamos y que puedes comprar en Cokocbd están hechos con CBD puro o “isolate”, de manera que podemos garantizar un porcentaje cercano al 0,00% de THC.

Además, en el caso de que consumas THC, el CBD puede moderar sus efectos al evitar que tu cuerpo lo descomponga completamente. Si alguna vez te encuentras demasiado colocado, el CBD podría ayudar a nivelarte y a reducir la paranoia y la ansiedad asociadas con el THC.

Qué productos de CBD vapeo debes comprar?

Antes de comprar un líquido CBD debes tener en cuenta qué concentración es la adecuada para ti. Generalmente se recomienda empezar con una concentración baja de entre 100mg y 250mg y probar con dosis de menor a mayor hasta encontrar la que se adapte a tus necesidades.

Si lo que buscas es relajarte tendrás suficiente con concentraciones bajas. Pero ten en cuenta que si tienes cierta tolerancia al cannabis lo más seguro es que necesites dosis más abundantes o un líquido con mayor concentración.

Si por el contrario necesitas una ayuda para aliviar un dolor crónico por ejemplo, entonces las dosis efectivas tenderán a ser un tanto mayores.

Cuál es el mejor líquido CBD para vapear?

El mejor líquido para vapeo CBD es el que mejor se adapta a tus gustos en cuanto a sabores y tus necesidades en cuanto a concentración de CBD. Los hay de sabor a fresa, melón, menta, tabaco, tarta de queso o con sabor a diferentes cepas de canabis con terpenos naturales añadidos.

Tenemos muchos clientes que prefieren sabores frutales, aunque estamos notando cada vez más que los e-liquids con terpenos añadidos están teniendo una gran acogida. Nosotros preferimos los sabores a cannabis, ya que algunos líquidos como White Widow de Greeneo realmente transmiten ese algo especial del sabor a cannabis que nos encanta.

Opiniones de consumidores de e-liquid CBD

Tenemos clientes de diferente perfil que generalmente buscan probar el vapeo CBD porque sus experiencias con el formato en aceite no han sido del todo satisfactorias. Hemos recopilado algunos de sus testimonios:

“Vapeando siento el efecto que quería encontrar en el CBD. Tarda solo un par de minutos y hace que mi mente se relaje, como si estuviera cansado, pero sin estarlo del todo”. Jose, 34 años, Barcelona

“He estado unos meses tomando aceite y no me ha servido de mucho. Vapeando CBD noto mucho más intensamente el efecto del cannabis y siento un alivio que el aceite no me proporciona“. María José, 56 años, Bilbao

Soy fumador de hierba de hace muchos años y a raíz de un problema respiratorio tuve que dejar de fumar. Asi me encontré con mis niveles de ansiedad disparados por los aires. ya no sabía que hacer y no quería caer en los calmantes por malas experiencias previas. Un amigo cultivador me recomendó un vaper sabor og kush y quedé fascinado, no he vuelto a fumar desde entonces. David, 39 años, Barcelona

“Después de meses de probar terapias alternativas para mi insonmio no daba en el clavo y el cansancio me estaba provocando muchas dificultades. Probé el aceite y me ayudó a mejorar mi etapa de descanso real, pero gracias al cbd en vapeo puedo llegar al estado de relajación que necesito antes de ir a dormir. Lorena, 47 años, Sevilla

“Lo uso para dolor crónico en articulaciones y estoy muy satisfecho con los resultados. Comencé con una concentracion de 100mg y no sentía que el alivio fuera suficiente, pero cuando probé el de 250mg el dolor se redujo notablemente. Manuel, 62 años, Valencia

Qué se siente al Vapear CBD? Alivia la ansiedad o el estrés? Me va a colocar? En este post te daremos toda la información que necesitas para empezar. ]]>