Categories
BLOG

marihuanas mas potentes

Las raíces de las plantas de marihuana

¿Qué son las raíces?

Las raíces son el primer órgano de la planta que tras la germinación entra en contacto directo con el medio de cultivo que le rodea. En general crecen hacia dentro de la tierra y no suelen ser visibles a simple vista por estar debajo tierra a menos que se trate de raíces adventicias las cuales nacen del tallo, parte aérea de la planta, y luego se dirigen al sustrato.

Las raíces de las plantas de cannabis se pueden presentar en ambos casos aunque las adventicias suelen verse bastante menos y solo en ambientes de cultivo con una humedad elevada y constante en el tiempo. También es muy factible verlas mientras los esquejes de marihuana están enraizando.

Unas raíces sanas significan una planta sana

Estructura de las raíces

La raíz o sistema radicular podríamos decir que tiene una organización piramidal. La raíz principal crece de modo vertical hacia dentro la tierra y las ramificaciones secundarias que nacen de la raíz principal se expanden por todo el sustrato. Las raíces secundarias crean a su vez unas pequeñas ramificaciones llamados capilares que son los encargados de captar y trasportar el agua y los nutrientes a la planta.

Las raíces siempre mantendrán la misma estructura de crecimiento (raíz principal, raíces secundarias y capilares) pero pueden variar el método de colonización del sustrato según la granumetría y composición del mismo. Si se usa un sustrato compacto, a las raíces les costará mucho expandirse ya que no encontrará huecos por donde crecer lo que ralentizará la colonización del sustrato y con ello el crecimiento de las plantas.

Este es un problema frecuente con el que se encuentran los iniciados en el cultivo de cannabis en caso de no disponer de un buen sustrato para el cultivo de marihuana. Hay que destacar que un sustrato en concreto puede ser adecuado para un tipo de planta pero no para otra.

En caso de usar un sustrato inadecuado las plantas crecerán muy lentas, su crecimiento será muy espigado y poco frondoso. Además también serán más proclives a tener problemas derivados por un de exceso de agua en el cultivo de cannabis o un periodo de sequía.

Esta interesante gráfica muestra la estructura y forma de las raíces de una planta de cannabis (Fuente: Wikimedia)

Funciones principales de las raíces

Las raíces son los cimientos de las plantas, pues sobre ellas se construye poco a poco la planta. Además, destacan por tener unas importantes funciones vitales para las plantas que explicaremos a continuación.

En efecto, una de las principales funciones que realizan las raíces es la de mantener la planta erguida y bien anclada al suelo. Si el sistema radicular está poco desarrollado, la planta se tendrá que entutorar para que no se caiga, sobre todo durante la floración de las plantas, momento en el que las ramificaciones aguantan más peso debido a la formación de cogollos.

La captación de agua y nutrientes es otra de las funciones principales de las raíces. Es de vital importancia que las plantas de marihuana estén bien alimentadas para poder cosechar unas flores grandes, sabrosas y pesadas. En caso de no tener un sistema radicular desarrollado la floración y producción de flores puede verse reducida drásticamente.

La microvida y su interacción con las raíces

Las raíces viven en el sustrato, pero no están solas en él. El sustrato es con diferencia el lugar donde más seres vivos se pueden concentrar por cm2. Es el medio de vida de millones de microorganismos que conviven con todo tipo de vegetales y todos realizan unas importantes y vitales funciones. Entendemos como microorganismos como aquellas familias que pertenecen a los hongos, algas, protozoos y bacterias.

En este caso nos centramos en la micro vida beneficiosa para las plantas de marihuana, como pueden ser las trichodermas, endomicorrizas o bacterias como las rizhobacterias.

Las raíces desarrollan importantes funciones para la planta

Las raíces absorben alimento del sustrato y lo trasportan a la planta, donde se convierten en energía para realizar sus funciones metabólicas. Existe una interacción entre hongos como las trichodermas o endomicorrizas, entre otras, que entran en simbiosis con las raíces. Estos hongos beneficiosos se instalan en los capilares de las raíces y, al colonizar la raíz, crean una red de captación de nutrientes mucho más veloz y eficaz que sin ellas.

Son un gran complemento para el cultivo, sobre todo para los cultivadores que usan abonos orgánicos para marihuana dado que los hace más asimilables y aprovechables para las raíces. Al ser más asimilables, también tendrán más vigorosidad en crecimiento y una floración más abundante.

Otra de las ventajas de usar hongos como la trichoderma es su protección frente otros hongos devastadores como pueden ser los temidos phytium o fusarium, ambos letales para las plantas de cannabis. Una vez instalado en el sustrato y en las raíces, este hongo beneficioso no deja espacio físico para que los hongos dañinos puedan atacar a las plantas, se convierten en un escudo difícil de penetrar con lo cual las plantas que tengan las raíces colonizadas por trichodemas casi no tienen que pensar en la aparición de problemas radiculares, son todo un salvoconducto.

En el mercado encontramos varias marcas de trichodermas, unas vienen solas como es el caso de las trichodermas de GHE, otros productos como el Elycitor de Bio Technology incorporan otro tipos de microvida como las endomicorrizas, Ectomicorrizas además de diferentes tipos de Bacillus , enzimas, elicitores, ácidos húmicos y fulvicos, aminoácidos, etc convirtiéndolo en un producto de gran calidad ideal para incocular microvida en los sustratos para cannabis.

El hongo beneficioso Trichoderma Harzianum se utiliza a menudo en agricultura

El crecimiento de las raíces

La expansión radicular se da sobre todo durante el crecimiento de la planta. Los primeros días/semanas/meses de vida de la planta, bajo fotoperiodo de crecimiento, las raíces crecen todo lo que pueden desarrollando gran cantidad de raíces secundarias y capilares para que durante la floración puedan absorber grandes cantidades de alimento y con ellos crear grandes cogollos, obteniendo de este modo elevadas cosechas.

En el periodo de crecimiento y expansión radicular es importante cuidar el riego al máximo. La raíz siempre anda en busca de agua o humedad en el sustrato y no se detendrá hasta que la encuentre. Si seguimos este razonamiento o le damos la vuelta podríamos decir que si el sustrato está muy húmedo las raíces no tienen la necesidad de ir a por agua con lo cual no crecen y con ello tampoco lo hace la planta en su parte aérea.

Este punto es habitual verlo en autoflorecientes las cuales tienen el crecimiento limitado a solo unas pocas semanas; si durante este tiempo se producen errores en el cultivo estos repercutirán negativamente en el tamaño y producción final de las plantas automáticas.

Es por este motivo que siempre comentamos que es muy importante respetar los ciclos de humedad y sequedad durante todo el cultivo, de este modo se consigue un sistema radicular potente capaz de absorber grandes cantidades de alimento que se acaba traduciendo en un gran tamaño de planta y una excelente producción.

Con los productos adecuados conseguimos un crecimiento radicular espectacular

Ayudarse de todo tipo de productos para estimular el crecimiento radicular facilitará ampliamente la tarea de crecer las raíces y se ganará en velocidad de crecimiento lo que en interior también ayuda a reducir los días que las plantas están en periodo de crecimiento.

Estos productos son los estimuladores de raíz, los hay de muchas marcas y todos fuincionan bien. Algunos son más concentrados otros no tanto pero todos cumplen con sus funciones, estuimulan el crecimiento radicular en poco tiempo, podemos recomendar por ejemplo el Bio Rhizotonic de Canna, el Complejo radicular de Hesi, Root Max de Green Hope, Bio Roots de GHE, entre otros que podéis encontrar en la web.

Las raíces en el periodo de floración

Cuando las raíces ya se han expandido lo suficiente, colonizando toda la maceta y se han pasado a floración, ya no crecen al mismo ritmo que cuando estaban en periodo de crecimiento. Esto suele ocurrir a partir de que la planta presenta las primeras flores, que suele ser a las 2 semanas en plantas de 8 o 9 semanas de floración, tras el cambio de fotoperiodo. A partir de este punto se puede dejar de usar el estimulador de raíces, pues ya no es necesario.

Durante la floración, no es que la planta no cree más raíces sino que lo hace pero de un modo mucho más lento, poco apreciable. Esto quiere decir que deberemos mantener lo mejor posible el sistema radicular para que la planta pueda usarlas para crear grandes cogollos. Todas las raíces que se pierdan ya sea por una falta de agua o por podredumbres no se podrán recuperar, lo que hace mermar su capacidad de absorción de nutrientes y en consecuencia se obtiene una menor producción.

En este momento del cultivo usar productos como las enzimas son una excelente opción para el cuidado radicular. Además en caso de usar nutrientes minerales ayudará a evitar la salinización del sustrato lo que hará que la planta esté más relajada para poder aportar el máximo durante el cultivo.

El lavado de raíces de la marihuana

El lavado de raíces es un proceso que es muy sencillo de realizar pero a su vez también es de vital importancia si se quiere cosechar una hierba que sea de calidad, libre de excesos que pueden alterar el sabor y el olor de las plantas.

Un correcto lavado de raíces proporciona cogollos de la mejor calidad

La técnica es muy sencilla: tan solo hay que regar las plantas con una gran cantidad de agua que ayude al sustrato a evacuar los restos de abono que queda en él. En caso de haber apretado bastante la nutrición durante la floración será necesario un buen lavado de raíz de unas dos semanas. Si de lo contrario hemos ido con unas dosis bajas de nutrientes durante las últimas semanas de floración y las plantas ya presentan hojas amarillas en gran parte de la planta, podemos realizar un lavado de raíces menos riguroso.

Lo realmente importante es que las hojas de las plantas queden al final del cultivo lo más amarillas posible, lo que significa que las plantas están libres de nutrientes y tendrán un buen sabor.

Existen productos que ayudan a realizar un lavado de raíz más potente y eficaz como son los conocidos Final Flush o Canna Flush. Estos productos ayudan arrastrar los restos de abono que quedan adheridos al sustrato haciendo más efectivo el lavado de raíces.

Posibles causas de muerte de las raíces

Las raíces son una parte muy resistente de la planta, aun así, es posible que las plantas acaben muertas si estas se encuentran en mal estado.

Hay dos motivos principales que suelen estar más que relacionados con la muerte de las plantas, el exceso de riego y la falta del mismo.

Exceso de riego durante el cultivo

El primero de ellos es un exceso prolongado de humedad en el sustrato. Cuando se dan estos periodos largos de humedad las raíces se quedan sin oxígeno, lo que provoca que poco a poco vayan cambiando su color de un blanco impoluto a un color más oscuro que poco a poco va tornándose de color marrón.

Podredumbre radicular por exceso de riego

Cuando las raíces se encuentran en este estado, los capilares de las raíces no pueden absorber ni agua ni nutrientes con lo cual la planta está supeditada a la muerte segura por ahogamiento radicular. Cuando esto ocurre a las plantas, la parte baja donde se encuentran las hojas con reservas de nutrientes se vuelven de color amarillo, resultado de no poder aceptar nutrientes y de usar tan solo sus reservas nutritivas.

Además, y tras pocos días ocurre que las puntas superiores se vuelven endebles, se ponen mirando hacia abajo como si de una falta de agua se tratara. En este último punto, la muerte de la planta puede ser inminente, poco podemos hacer para salvarla pues la raíces ya se encuentran en muy mal estado.

Es posible usar algún que otro producto para poder combatir las podredumbres radiculares que empiezan a presentarse en el sistema radicular. Si se presenta la infección en un estado inicial se pueden usar en primer lugar un poco de agua oxigenada en un 5% para intentar oxidar el hongo y luego una vez el sustrato está un poco más seco usar trichodermas para que estas luchen contra las infecciones por hongos.

Es por este motivo que siempre recomendamos usar la microvida, como la trichoderma, para poder proteger a las raíces frente futuros ataques de hongos. A parte es aconsejable usar enzimas para el cuidado y mantenimiento del sistema radicular. Con productos del tipo Cannazym o Powerzyme se puede mantener las raíces en perfecto estado durante todas las fases del cultivo.

Falta de riego durante el cultivo

Así como el exceso es perjudicial, la falta de agua también puede llegar a ser un motivo importante de la muerte de la raíz y en consecuencia de la planta.
Cuando se produce una falta de riego prolongado y vemos las plantas con hojas caídas, es indicativo de que las raíces se están secando, poco a poco, con lo cual se deshidratan y sus capilares encargados de la succión del agua también.

Al deshidratarse los capilares se secan y mueren, de modo que poco a poco la capacidad de la planta de absorber agua y alimento va menguando. Si la volvemos a hidratar las plantas se recuperan a nivel visual, pero a nivel radicular muchos de los capilares se han secado quedando inservibles lo que hace que las plantas tengan una menor capacidad de absorción.

Planta de cannabis con claros síntomas de falta de riego (Fuente: Reddit)

Si los periodos de sequía se repiten cada poco tiempo automáticamente se está limitando la capacidad productiva de las plantas así como la capacidad de supervivencia. Es muy posible que si una planta queda muy tocada en un periodo largo de sequía y este se repite, la planta no se recupere y acabe muriendo.

El sílice es una excelente opción a tener en cuenta para usar con las plantas de marihuana y el resto de vegetales que sean susceptibles de sufrir por periodos de sequía o excesos. El sílice se presenta en grandes cantidades en el suelo pero solo unas pocas formas de sílice pueden ser absorbidas por las plantas.

El uso de este nutriente ayuda a la planta a protegerse de manera eficaz contra los agravios derivados de una carencia hídrica. La planta es capaz de gestionar de un mejor este tipo de contratiempos manteniendo durante más tiempo el agua en su organismo, evitando que las hojas evaporen gran cantidad de agua los que también reduce la velocidad de deshidratación de las raíces.

A su vez podemos observar durante la cosecha las planas de marihuana que el hueco del tallo es mucho menor en comparación a otras plantas con las que no se ha usado sílice en su nutrición. Cabe destacar que también les aporta una mayor rigidez y resistencia frente a las inclemencias meteorológicas adversas como la lluvia o el fuerte viento.

Productos como el Regulator, Silicon Max en formato líquido o el Silicium Flash en caso de quererlo usar para enriquecer el suelo para aquellos que usan mezcla de abonos sólidos con el sustrato, son una excelente opción a tener en cuenta para poder proteger y mimar las plantas de marihuana durante el cultivo.

Un cultivo exitoso depende en gran medida del estado en que se encuentren las raíces de nuestras plantas. En este artículo os contamos qué problema

Aceite de Cannabis: Te Explicamos Todas sus Variedades

Por Janelle Lassalle, vía The Cannigma.

El cannabis es una planta notablemente versátil. Puedes fumarla, comerla o incluso imbuirla en productos tópicos para el cuidado de la piel. Puedes vaporizarla, beberla como té, consumir un concentrado de cannabis extra potente o hasta inhalarla.

Este artículo se centrará en el aceite de marihuana y te ayudará a manejarte con los distintos tipos.

Cómo usar aceite de marihuana

Los aceites de cannabis suelen ser sublinguales, es decir que se aplican debajo de la lengua. Allí, se absorben a través del revestimiento de la membrana mucosa de la boca, y entran en la corriente sanguínea mucho más rápido que fumándola.

La absorción sublingual también pasa por alto el tracto gastrointestinal, donde los compuestos se descomponen antes de ser metabolizados. También aumenta la cantidad de cannabis que absorbe el sistema (biodisponibilidad), lo que amplifica sus efectos.

A continuación se presenta una guía de los aceites de cannabis más comunes.

Aceite de semillas de cáñamo

Los términos CBD, cáñamo y aceite de semillas de cáñamo no son intercambiables. Aunque los términos pueden ser usados así coloquialmente, cada uno denota una parte muy específica y única de la planta de cannabis.

La humanidad ha estado usando las semillas de cáñamo como productos nutricionales y de bienestar durante miles de años. Las semillas de cáñamo se han utilizado en la medicina china para aliviar el estreñimiento. También están llenas de compuestos beneficiosos (como α – ácido linolénico, un ácido graso omega-3 y omega-6) que pueden prevenir las enfermedades coronarias. También es una gran fuente de proteínas, vitamina E y minerales.

El aceite de semilla de cáñamo (también llamado aceite de semilla de sativa) se obtiene al prensar en frío las semillas de cáñamo juntas. Se puede utilizar el aceite de semillas de cáñamo en la cocina o incluso en productos de belleza. Aunque incorporar el aceite de semillas de cáñamo a tu régimen de bienestar podría ser beneficioso, no es aceite de cannabis medicinal.

Desconfía de las marcas que afirman vender productos de CBD con “aceite de semillas de cáñamo” como único ingrediente. Ésta es una práctica engañosa utilizada para hacer creer a quienes lo consumen que están comprando aceite de CBD, un producto mucho más caro.

Aceite de cáñamo

La pregunta más común en torno al aceite de cáñamo es si es lo mismo que el aceite de CBD.

El cáñamo es, en términos simples, una planta de cannabis rica en CBD. La única diferencia entre las dos es que la cantidad de THC en el cáñamo está regulada federalmente. En los EEUU, el cáñamo no debe contener más de 0,3% de THC.

El aceite de cáñamo, por lo tanto, se deriva de las plantas de cáñamo y, junto con CBD y otros elementos, contiene vestigios de THC. Se puede hacer de varias maneras diferentes. Aprenderemos un poco más sobre cómo se hace el aceite de cáñamo más adelante cuando discutamos el aceite de CBD.

Al igual que el aceite de CBD, el aceite de cáñamo puede ser de amplio espectro o de espectro completo. El término “espectro completo” significa que todos los compuestos de la planta de cáñamo (cannabinoides, terpenos y muchos más) se conservan en el producto final. Los productos de amplio espectro contienen todos los cannabinoides de la planta excepto el THC.

Los aceites de espectro completo se recomiendan a menudo a pacientes, ya que proporcionan los beneficios más potentes para la salud. Esto se debe al “efecto séquito“, una teoría que afirma que el espectro completo de compuestos que se encuentran en la planta de cannabis son más potentes cuando trabajan juntos, a diferencia de los extractos que contienen sólo un cannabinoide aislado.

La versión más refinada de aceite de cáñamo disponible se hace con un cannabinoide extraído aislado (en este caso, el CBD). Algunxs fabricantes pueden disolver el aislado de CBD en aceites portadores para facilitar su uso.

Las extracciones de flor de cáñamo no se consideran cannabis medicinal en la mayoría de los casos. A menudo esto tiene que ver con el proceso de producción y las normas de calidad que se aplican en la industria del cannabis medicinal, pero que no existen en la industria del CBD. No obstante, algunas marcas de CBD tienen productos de muy alta calidad.

Si no tienes acceso a un aceite de CBD extraído de la marihuana con fines medicinales, estos aceites son probablemente la mejor alternativa que existe. Pero asegúrate de usar sólo productos de alta calidad, ya que la industria del CBD se caracteriza por una regulación y normas extremadamente pobres.

Aceite de cannabis o marihuana

El término “aceite de marihuana” es increíblemente amplio. Sin ningún contexto adicional, puede ser usado para denotar cualquier tipo de aceite hecho de cualquier parte de la planta de marihuana. Esto puede incluir cualquier cosa, desde el aceite de semillas de cáñamo hasta el aceite de cáñamo, así como los aceites basados en CBD. También se puede utilizar para denotar vagamente los aceites con alto contenido de THC como el RSO (aceite de Rick Simpson).

Los aceites de cannabis pueden tener diferentes tasas de absorción dependiendo de cómo se consumen, por lo que muchxs pacientes favorecen la absorción sublingual. Por supuesto, también se puede consumir el aceite de marihuana incorporado en alimentos (un comestible). Mientras que la biodisponibilidad del THC comestible es de 4-12%, los comestibles tienden a durar un poco más (6-8 horas) que los aceites sublinguales (4-6 horas).

Algunos aceites de cannabis pueden incluso elaborarse con partes menos utilizadas de las plantas, como los tallos. También pueden contener una mezcla de aceites, como el aceite de semilla de cáñamo mezclado con otro aceite vehicular. Algunos aceites vehiculares comunes incluyen el aceite de coco/TMC, el aceite de girasol y el aceite de oliva.

Hay varias maneras diferentes de hacer aceites de cannabis. Entre ellas se incluyen:

Extracción por CO2

Lxs fabricantes pueden usar CO2 para extraer los cannabinoides de la planta. Este método se considera a menudo una de las formas más seguras de extraer el cannabis, ya que no requiere el uso de ningún solvente adicional.

La extracción por CO2 puede ser supercrítica o subcrítica. El CO2 supercrítico es dióxido de carbono que ha sido calentado y/o presurizado hasta que existe en un estado entre líquido y gas. Este tipo de extracción es muy útil ya que produce un gran rendimiento de CO2, pero las temperaturas extremas pueden destruir compuestos volátiles, como los terpenos. La extracción de CO2 subcrítico utiliza temperaturas más bajas para preservar los compuestos de la planta.

Extracciones basadas en lípidos

Las extracciones a base de lípidos infunden grasas, generalmente aceites portadores, con el cannabis hasta que se absorben los cannabinoides. Aunque menos precisas que las extracciones de CO2, tienden a preservar más de los cannabinoides de la planta, lo que hace que sea un método de extracción ideal para lxs pacientes.

Extracción a base de etanol

Otra forma de fabricar aceites de cannabis es extraer los cannabinoides de la planta con etanol. Esta técnica empapa las flores de cannabis en etanol, proceso que despoja a la planta de sus cannabinoides. La mezcla resultante se procesa posteriormente.

Las extracciones basadas en el etanol suelen ser más rentables que otros métodos de extracción. Sin embargo, la polaridad del etanol significa que tiene tendencia a unirse a partes de la planta solubles en agua, como la clorofila, que puede producir un sabor amargo si no se elimina.

Aceite de THC

El THC (tetrahidrocannabinol) es uno de los al menos 140 cannabinoides que se encuentran en la planta. Suele ser el principal constituyente que se encuentra en el cannabis, lo que significa que lxs cultivadores se han centrado típicamente en el cultivo de plantas con altos niveles de THC. Las flores de hoy en día pueden expresar concentraciones de THC de hasta un 35%.

A diferencia del CBD, el THC es psicotrópico. Tiene una amplia variedad de aplicaciones y puede ser utilizado como analgésico, antiepiléptico o antiemético, entre otras afecciones.

El aceite de THC está hecho de flores de cannabis ricas en THC. Se puede hacer de varias maneras diferentes y se puede infundir en varios tipos diferentes de aceites portadores. También puedes comprar (y hacer) aceites de espectro completo de THC.

Es posible que también hayas escuchado el término “aceite de hachís“. Éste es un término ligeramente incorrecto, ya que en realidad se refiere a un extracto de resina derivado de la cannabis. El aceite de hachís se hace despojando a los cannabinoides de la planta con alcohol. El alcohol se cocina, dejando un residuo pegajoso de aceite.

Aceite de CBD

Uno de los aceites de cannabis más populares es el aceite de CBD (cannabidiol). Este aceite se puede hacer de las flores de plantas de cáñamo o de cepas ricas en CBD. Al igual que los aceites de THC, también se puede hacer usando una variedad de técnicas, incluyendo la extracción de CO2 y métodos de extracción basados en el etanol. Puede ser comprado o hecho como un producto de amplio espectro.

La cantidad de THC permitida en el cáñamo desde una perspectiva regulatoria es generalmente entre 0,3 y 1% de THC en los EEUU. Como tal, el aceite de CBD hecho de cáñamo contiene niveles de THC inferiores al 1%. El aceite de CBD hecho de flor de cannabis rica en CBD que no está clasificado como cáñamo, por otro lado, puede contener niveles más altos de THC.

Aceite BHO

El BHO (Butane Hash Oil, también llamado a veces Butane Honey Oil) es un aceite resinoso extraído de plantas de marihuana. Se suele hacer usando butano como solvente primario.

El aceite BHO puede tener varias consistencias diferentes dependiendo del calor y la humedad utilizados. Éstas incluyen: budder, shatter, pull, and snap, wax, crumble y sap, entre otras. Los aceites BHO son un tipo de concentrado que puede ser consumido en una variedad de formas diferentes, principalmente a través de dabbing o vaporización.

Esta técnica se ha vuelto decididamente menos popular con el tiempo, ya que el BHO es inflamable y propenso a incendiarse cuando se expone a una chispa durante el proceso de fabricación.

RSO (Aceite Rick Simpson)

El aceite de Rick Simpson es otro aceite resinoso que queda cuando se extrae cannabis con alcohol. Es una de las formas más concentradas de cannabis que se pueden obtener hoy en día. El creador de este tipo de aceite, Rick Simpson, afirma haberlo usado para tratar con éxito su cáncer de piel.

El RSO se hace extrayendo de la planta de cannabis sus terpenos y cannabinoides, a través de alcohol isopropílico. La planta es despojada y la mezcla es cocinada hasta que no queda nada más que el aceite resinoso. Como tal, puedes encontrar RSO sólo con CBD, RSO sólo con THC y RSO que contiene una mezcla de ambos, THC y CBD.

La administración ideal de RSO es sublingual, ya que maximiza la biodisponibilidad. Sin embargo, muchxs encuentran que el sabor del RSO es extremadamente amargo y pueden optar por consumirlo oralmente en su lugar. Sus efectos son extremadamente fuertes.

Vía The Cannigma, traducido por El Planteo.

Una práctica guía sobre cada tipo de aceite de marihuana que existe, cómo se utilizan, cómo se obtienen y cuáles son sus beneficios.